Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Por qué perder peso puede no hacerte completamente feliz?

Familia feliz

Hay un gran número de razones por las que perder peso nos traerá diversos beneficios a corto o largo plazo. Tendremos mejor salud en general, eso es así.

Es muy probable que vivamos más años y tengamos una mayor vitalidad, particularmente si estar en forma era una de tus prioridades a la hora de perder peso.

Tendrás más energías para afrontar tus días, te podrás poner aquellas prendas de ropa que antes escondías en el armario, y tendrás menos dolores en articulaciones, además de que podrás dormir mejor.

Pero puede que todo no sea del todo bueno.

“Si estoy en mi peso ideal significa que estoy saludable, lo cual me hace una persona feliz”, al menos esa es la imagen que nos venden desde la publicidad.

Todos los medios afirman que si eres delgado estarás feliz, mostrando a lo famosos en su excelente forma física y sus sonrisas de oreja a oreja.

Todos cuentan las mismas historias. Una persona pierde peso y automáticamente se convierte en una persona feliz.

Y si tienes que mudarte a Dinamarca para ser feliz, adelante (es broma).

Por otro lado, una pérdida de peso repentina, además de traernos algunos beneficios como hemos comentado, de manera alternativa, será como un catalizador para nuestro trabajo cerebral y psicológico, que suele ir en consonancia con nuestra transformación física.

Un estudio de la Universidad de Londres siguió a 2.000 personas que recibieron unas directrices para mejorar su salud y controlar su peso.

Cuatro años más tarde, el 71% tenía el mismo peso, el 15% había ganado un 5% de su peso anterior, y el 14% restante había perdido el 5% del peso.

Chica feliz

Podrás imaginar que el último grupo, los que perdieron peso, serán los más felices de todas esas 2.000 personas ¿no? Pues, de hecho, este último grupo tuvo el doble de probabilidades de acabar en estado depresivo que los otros grupos.

Incluso habiendo mejorar físicamente y a nivel fisiológico algunas funciones, este grupo tuvo peores resultados en términos de felicidad personal y bienestar general.

A veces lo más primario no es perder peso, sino tener a tus conocidos cerca, estar conectado/a con ellos, actualizarse a todos los niveles, descubrir cosas nuevas, ser partícipe de actividades grupales, etc.

Todos ello te ayudará a mantener tu estado de humor en niveles óptimos, como algunos alimentos.

En mi humilde opinión, y durante mi observación en algunos años de formación y entrenamiento con la gente, viendo cambios físicos y de actitud a lo largo de los entrenamientos, este tipo de alteraciones físicas requiere de una base sólida de autoeficacia y autoestima.

Si se careces de estos dos factores, no importa el número de kilos que dejes por el camino si tu actitud no es la adecuada para soportar el cambio que tu cuerpo va a sufrir.

Gente feliz

Te puede interesar | La felicidad se contagia mediante el sudor

Del mismo modo que invertimos nuestro dinero y tiempo en comer y beber lo mejor para nuestro cuerpo, para cuidar nuestra salud, lo hacemos pasando tiempo con la gente que queremos, momentos que aumentan nuestro estado de ánimo y felicidad, lo que alargará nuestra vida.

Por tanto, la pérdida de peso debe ir irremediablemente acompañada de un estado de felicidad enorme a tu alrededor para que ese vacío que tus kilos dejen en tu cuerpo, sea rellenado o sustituido por esa felicidad que todos deberíamos mostrar día tras día para mejorar nuestra saluda general.

Última actualización: 29/04/2016 a las 09:33

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo