3 formas para hacer más saludable el café de la mañana

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Cafá más saludable

Mucha es la gente que toma café por las mañanas, yo incluido. Mientras unos lo hacen por las energías que le transmiten, otros lo hacen por el sabor. Algunos hasta toman 6 tazas de café diariamente. También es cierto que cada uno debe ser consciente de los efectos que tiene el café en la salud y en el deportista. Teniendo en cuenta todo esto, os vamos a dar unas claves para que el café de las mañanas sea mucho más saludable y rico en nutrientes.

Hay quien entrena en ayunas, y hay quien es reacio a ello. Para los primeros, comentar que el café es muy bueno para aumentar el rendimiento antes del entrenamiento, debido al chute de cafeína. Pero como todo en la vida, hay a quienes no les gusta el café o no les sirve para espabilarse por la mañana. Para ellos, deberían seguir 7 trucos para conseguir energías sin depender del café. Y si ya tenéis todo en cuenta, vamos a daros los pasos esenciales para mejorar el café.

Cambia de marca

Granos de café

La mayoría de las marcas de café (molido o no) contienen químicos neuroactivos como la micotoxina, producida de manera natural debido al moho y los hongos que crecen sobre los granos de café. Estos químicos son comunes en otros ingredientes como las nueces, el chocolate o e incluso el vino, y nos puede conducir a enfermedades crónicas con su consumo regular.

Para ello, hay algunas marcas (pocas) que han cambiado los lugares y la forma de almacenar los granos de café donde no crece el moho y los hongos, evitando este grave problema. La ventaja de esto: el café será menos ácido, más suave y fácil de digerir para los estómagos sensibles.

Haz tu propia leche

Los lácteos contienen un alérgeno común muy ácido, causa de inflamaciones, indigestión y algunos brotes en la piel, por no hablar de todas las hormonas que nos metemos. La verdad es, que muchas leches alternativas sin lactosa no son mucho mejores que la leche normal. Muchos conservantes, productos químicos añadidos y azúcar, todo para que el producto pueda almacenarse durante más tiempo. Hacer nuestra propia leche sería lo mejor.

Leche almendras

¿Qué necesitamos?

  • Una taza de almendras.

  • Agua natural (para remojar las almendras).

  • 2 tazas de agua natural para mezclar.

  • Un buen colador.

  • Un bol grande.

  • Una botella con cierre hermético (para almacenar la leche).

¿Cómo la hacemos?

  1. Muy sencillo. Antes de irnos a la cama por la noche (o con ocho horas de margen), vamos a preparar nuestra leche casera. Mete las almendras en una taza de agua mineral para que estén totalmente sumergidas. Al despertar, habrán engordado un poco, hidratado, y serán más fáciles de digerir.

  2. Trituraremos las almendras en una licuadora a alta velocidad, combinándolas con las 2 tazas de agua mineral. Mezclamos durante un minuto.

  3. Vertemos la mezcla en el bol grande ayudados del colador para retirar los restos de las almendras. Luego, introducimos el líquido en la botella y cerramos herméticamente. Guardamos en el frigorífico durante 5 días antes de tomar.

Añade un potenciador

Café tuneado

Estamos en unos años en los que mucha gente utiliza suplementos nutritivos naturales con buen sabor y que suministran ese empujón adicional que nuestra salud demanda cada mañana. Podríamos añadir a nuestro café o té de la mañana un poco de estos ingredientes: polvo de raíz de maca, aceite de coco, manteca de cerdo, colágeno, etc. Las posibilidades son infinitas. Te recomiendo que consultes en un herbolario los mejores añadidos para conseguir la energía necesaria.

Por tanto, cada mañana es posible tomar café para arrancar el día, sin embargo, con estos tres sencillos consejos podréis conseguir una mayor cantidad de energía proveniente de otras fuentes naturales y más saludables.

Archivado en Antioxidantes, Café, Cafeína, Desayunos, Energías
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (11)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs