Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Qué es una contractura muscular y cómo tratarla?

Contractura muscular

Una contractura muscular es una lesión que no solo se da en los deportistas sino también en las personas que no hacen actividad física, tienen mucho estrés, son adultas o tienen una mala postura corporal.

Si quieres saber qué es una contractura muscular, cuáles son sus síntomas y cómo tratarla, continúa leyendo.

Como bien te comentaba anteriormente, una contractura muscular es la contracción del músculo que puede ser permanente si no es tratada.

Los músculos se contraen y se distienden, pero a veces, una zona del vasto muscular no puede relajarse y, por ende, continúa contraída, hinchada y endurecida.

Si bien una contractura no es una lesión por la que preocuparse, sí molesta y puede impedirnos realizar diversas actividades con normalidad.

Síntomas de una contractura muscular

Ejercicios cervicales

Los síntomas más comunes las contracturas musculares son la restricción de movimientos y el dolor. Algunos síntomas dependen de dos parámetros: la zona afectada y la extensión de la contractura.

Si nos centramos en el primero, en la región alta del cuerpo podemos sufrir contracturas musculares debido a problemas de cervicalgia, que pueden llegar a desencadenar cuadros agresivos como por ejemplo migrañas, vértigos y mareos.

Un músculo piramidal puede apretujar las estructuras contiguas y provocar una falsa ciática mientras que un síndrome escaleno, puede provocar pesadez en el brazo, manos frías y un gran dolor.

Si nos basamos en el segundo parámetro, es innegable que, a mayor dimensión, más profundos serán los síntomas.

Tratamiento de una contractura muscular

Masajes bajar peso

Para tratar una contractura muscular, se deben evitar ciertos gestos o ejercicios que provoquen dolor. En muchos casos, el método de curación más efectivo es el reposo, aunque también se puede aplicar calor seco en la zona afectada para contribuir a la depuración sanguínea de la zona contractura y aliviar el dolor por su efecto analgésico y relajante.

Las almohadas eléctricas son una buena opción.

También los baños de contraste (uso alterno de agua fría y agua caliente) pueden atenuar sus efectos punzantes al igual que los masajes.

Como último recurso, los antiinflamatorios por ingesta oral o aplicación cutánea, ayudarán a tratar las contracturas musculares rápidamente.

Para prevenir una contractura muscular, evita gestos y movimientos repetitivos, y una incorrecta postura corporal.

Como siempre, no te olvides del calentamiento previo al ejercicio para adquirir temperatura muscular, activar las articulaciones y prevenir lesiones.

Última actualización: 08/05/2016 a las 22:53

Flavia

Foto Flavia

Soy maquilladora de profesión y maestra rotisera y pizzera de corazón. Mi gran pasión es la repostería y adopté la meditación y el deporte como estilo de vida. Puedes ver mi perfil en Linkedin.

Sigue leyendo