Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

3 maneras de estropear tus entrenamientos

Maneras estropear entrenamientos El comprometerse con el ejercicio para llegar a la meta es imprescindible. Quizás en un principio se vea demasiado complicado o imposible llegar a cumplir dichas metas, por lo que no se desea perder ni un minuto para poder lograrlas o mucho menos desperdiciar tiempo con rutinas poco eficaces. Seguro que lo que más se anhela es sacar el máximo en cada ejercicio. Así que para evitar cometer aquellos hábitos que puedan llegar a sabotear ese entrenamiento a continuación te muestro unos cuantos.

1. Demasiada comodidad

Ejercicio estropear Está comprobado que el cuerpo tiene grandes resultados cuando se realiza el ejercicio y este es un desafío constante. Pero no quiere decir que se debe hacer una rutina de ejercicios hasta vomitar o desmayarse, lo que si es necesario es salirse de aquella “zona de confort”. Para ello se puede aumentar el peso, las repeticiones, el tiempo de descanso entre series, correr más, etcétera. Son cosas muy simples pero que le exigen al cuerpo a no acostumbrarse a lo mismo. Lo mejor es darle la mano a la incomodidad en el aspecto mental. De esta forma verás resultados óptimos.

2.Sacrificar la técnica por el peso

La técnica de los ejercicios no deben anteponerse jamás por el peso. Existen muchas personas que les importa más el pretender levantar un montón de discos (que apenas si pueden) pero con una técnica que deja mucho que desear.

Es bueno el desafiarse a uno mismo y entrenar pero con la técnica correcta. El ejercicio es realmente efectivo cuando se ejecuta a través de todo el rango de movimiento.

Como ejemplo están las clásicas sentadillas, ya que sino se hace hasta el fondo y solo se emula el movimiento de nada sirve, tan solo pagará el precio del ego.

Es más se pone en riesgo el cuerpo al poder su sufrir una lesión.

3. Anteponer mil excusas y defenderlas

Estropear entrenamiento Cuando se tiene un día lleno de actividades y total ajetreo lo que se deja para el final es el realizar el ejercicio. Tal vez porque es un día muy caluroso, con lluvia, mucho tráfico, demasiado papeleo en el trabajo, entre muchas más excusas para defender el no poder llevar a cabo esa rutina. Pero ¿acaso el ejercitarse no resulta valioso? El ejercicio es un hábito que se fortalece sin tener que dejarlo como la última opción que quizás jamás llegue.

Recuerda que cuando uno se propone metas deben hacerse correctamente y no dejarlas a la deriva. Después de todo se tiene que dejar de intentar y poner manos a la obra.

Los resultados son aquellos que quieras tener. Solo es cuestión de mentalizarse positivamente para no cometer errores que eviten el progreso.

Última actualización: 22/05/2016 a las 12:03

Erika

Foto Erika

Licenciada en gastronomía por profesión y cocinera experimental por vocación. Con un estilo de vida saludable y responsable que va de la alimentación sana y el entrenamiento constante. Perfil de Linkedin

Sigue leyendo