Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Deberíamos seguir entrenando si sentimos algún dolor?

Mujer patada atrás

Incluso cuando nos ejercitamos diariamente, hemos sentido algunos dolores: durante la sentadilla algo de tirantez en los isquios, al día siguiente dolores en los brazos tras un entrenamiento de levantadas con barra, etc. Ese dolor que sientes un día o dos después de una sesión de entrenamiento intensa es conocido con las siglas en inglés DOMS (en español Dolor Muscular de Aparición Tardía), y está causado por micro roturas musculares. Esto ayuda a generar fibras musculares nuevas y hacer a la masa muscular aún más fuerte.

Así que, ya por el simple hecho de sentir dolor, se nos deberían quitar las ganas de entrenar al día siguiente. Estos dolores post entrenamiento son raramente una buena excusa para pasar de ir al gimnasio o a entrenar, y estas son las cosas que deberías estar haciendo en su lugar. Si la hidratación es tu primer problema, conoce las mejores bebidas para mantenerte hidratado antes, durante y después de una actividad deportiva.

  • No te mediques previamente: no debes enmascarar lo que tu cuerpo te está diciendo. Los expertos en salud deportiva advierten de no tomar medicamentos para el dolor antes del entrenamiento. De este modo, no sabremos si nuestros dolores son más o menos graves, pues no los sentiremos. Uno de estos medicamentos puede hacer que en una sesión HIIT brutal no sintamos dolores y llevemos a nuestro cuerpo a otro nivel de intensidad. Sin embargo, al día siguiente o cuando se pase el efecto de la medicación, podría habernos provocado alguna lesión más grave.

Mujer dolorida

  • Evalúa el dolor: hay una cosa importante a tener en cuenta sobre estos dolores, y es que son una buena señal. Es un indicador que nos obliga a dejar de entrenar o a entrar en la fase de la vuelta a la calma de inmediato. Si sentimos algún dolor indescriptible, que evita que aumentemos la intensidad de nuestro entrenamiento, debemos hacerle caso al cuerpo y parar. En cambio, si eres nuevo/a en el mundo del fitness, los dolores son habituales al inicio, sin embargo, cuando esos dolores sobrepasan la simple sensación de estar ardiendo por dentro, la cosa no pinta bien. Con dolores anormales, busca ayuda profesional cuanto antes.

  • Toma proteínas: nuestra masa muscular está constituida en su mayoría por proteínas, por lo que su toma reducirá el tiempo de recuperación y reestructuración de los mismos. Intenta comer algunas proteínas justo después del ejercicio físico, esto ayudará a una construcción y recuperación muscular más prontía. Los estudios han mostrado que las bebidas recuperadoras a base de proteínas ayudan a reducir el dolor muscular comparado con otras bebidas deportivas a base de carbohidratos.

  • Alterna entrenamientos: tener dolores por todo el cuerpo es una excusa muy manida ya a la hora de tener que entrenar. Si acumulas dolores en las piernas por largas caminatas, pasa el día siguiente trabajando abdomen, con algunas sesiones para el core, o con unos cuantos ejercicios para brazos. De este modo, permites que una zona de tu cuerpo con un exceso de trabajo descanse mientras entrena otra. También podremos optar por realizar alguna otra actividad aeróbica.

No importa cómo optes por lidiar con ese dolor muscular que tienes a causa de tu entrenamiento, ya sabes que no durará para siempre. Ve a ver a un médico en caso de que tus dolores persistan en el tiempo de manera anormal y no se reducen progresivamente, podrías tener una lesión más grave que unas simples agujetas.

Última actualización: 2 de July, 2016

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing online y perfeccionamiento de medios. Siete años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Mi equipo de trabajo:

Sigue leyendo