¡Para! Comer rápido podría matarte antes de tiempo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

comida rápida

Sea como sea el tipo de comida que estemos haciendo, somos muchos los que tardamos un pis pás en volver a la rutina diaria. Desayunar rápido para llegar a tiempo al trabajo, almorzar con premura para no pasarse de tiempo de descanso en el trabajo, o cenar rápido para no perder el último capítulo de Juego de Tronos, son rutinas que a todos nos ha pasado alguna vez, y que pueden repercutir negativamente en nuestra salud a la larga. Nuestras madres ya nos decían antiguamente que comer rápido era malo, y ahora algunos estudios así lo afirman.

Según un estudio de la Universidad de Osaka en Japón, las mujeres tienen el doble de posibilidades de engordar notablemente comiendo rápido, mientras que los hombres tienen un 84% de probabilidades de ganar peso con esta forma de comer. El estudio tomó datos de hábitos alimenticios de más de 3000 personas, y determinaron que comer demasiado rápido anula los mecanismos en el cerebro que nos indican que estamos llenos.

Se estima que toma 20 minutos después de comenzar a comer para que el mensaje llegue a nuestro cerebro y nos haga dejar de comer. Por tanto, si finalizamos de comer antes de esos 20 minutos, aumentaremos las posibilidades de sobrecargar nuestro estómago sin darnos cuenta y sin que nuestro cerebro nos avise de ello. El doctor que llevó a cabo el estudio (Dr. David Lewis) afirma: “Una comida rápida y sin consciencia significa que la comida desciende demasiado veloz al mismo tiempo que nuestro estómago no envía señales al cerebro para que deje de introducir comida en el cuerpo”.

Comiendo rápido

Las consecuencias son que nosotros añadimos innecesarias calorías a nuestro cuerpo. Y, al mismo tiempo que ganamos sobrepeso, estamos aumentando el riesgo de sufrir alguna complicación de nuestra salud. La Universidad de Carolina del Norte hizo varios estudios médicos y y afirmó que estos hábitos pueden llevarnos a desarrollar enfermedades como un reflujo gastroesofágico, estrechamiento del estófago, hemorragias internas, o el esófago de Barrett (condición precancerosa que presenta el 1-2% de la población mundial).

Algunos consejos para evitar acelerar tus comidas podrían ser: no comer con alguna distracción (TV). Tardar unos 15 minutos para aperitivos y 30 minutos para comidas más completas. No beber con la comida, hacerlo al final. Saborea la comida, cada alimento, para eso están. Mastica apropiadamente y las veces que hagan falta para tragar casi líquidos los alimentos. Deja los cubiertos sobre la mesa en cada bocado. Con todo ello conseguirás reducir la velocidad de tus comidas y el riesgo de sobrepeso.

Archivado en Ganar peso, Obesidad, Sobrepeso
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion