Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cuatro alimentos adictivos que deberías evitar

Comer chocolate

¿A la noche precisas comer algo dulce sí o sí? ¿Si consumes patatas fritas te es imposible parar? Hay algunos alimentos que nos atrapan y provocan un mecanismo psico-inmuno-endocrino, similar al mecanismo que ocurre con las drogas. Existen sustancias que crean adicción, como las drogas, el alcohol y el tabaco; y con la comida pasa exactamente lo mismo. Hay alimentos que consideramos adictivos y, aunque sabemos que debemos evitarlos, no conseguimos dejar de ingerirlos. Estos no enganchan y tenemos que tratar de disminuir su ingesta.

Chocolate

Chocolate negro

Según algunos investigadores de la Universidad de Michigan, a pesar de que el chocolate es beneficioso para la salud, es un alimento adictivo, y es que al consumirlo se libera encefalina, una sustancia que produce en el cerebro una sensación de bienestar y placer similar a la de algunos estupefacientes como por ejemplo la morfina o el opio.

Azúcar refinada

Verdades azúcar

Neurocientíficos de la Universidad de Princeton han descubierto que después de administrarle una dosis elevada de azúcar refinada a ratas de laboratorio, estos pequeños animalitos mostraron diversos cambios en el cerebro, similares a los producidos por la morfina, la cocaína y la nicotina. Cuando hablamos de azúcar refinada no solo nos referimos al azúcar en sí, sino a los alimentos que también la incluyen.

Gaseosas cola

Una imagen vale más que mi palabras.

Por su gran concentración de azúcares, las gaseosas cola cuentan con una capacidad de ser adictivas. Esto es porque al tomarlas, se produce un aumento instantáneo de la energía ocasionado por el azúcar. No obstante, los azúcares simples de estos refrescos que son la glucosa y la sacarosa, son consumidos por el organismo rápidamente, ocasionando una disminución brusca de energía, haciendo que las personas crean que precisan otra bebida más porque el efecto ha pasado.

Patatas fritas

Patatas bolsa

Las patatas fritas son muy sabrosas, pero tienen muchos carbohidratos, grasas y sodio. Es por ese motivo, que resultan tan adictivas que muchas personas pueden llegar a comerlas sin control. Según investigadores alemanes, esta conducta se encuentra relacionada a que los snacks activan una región del cerebro asociada con la recompensa y la adicción.

Como la comida es necesaria para sobrevivir, no podemos suspenderla como ocurre en otras adicciones. Por tal motivo, hay que lograr un equilibrio, tomar conciencia y repetir constantemente “yo soy capaz de hacerlo”. Resístete, pues cuanto menos se come, menos apetito se tiene; y a más ingesta, más son las ganas de comer. Controla tu vida, aprende a decir “no gracias” y no te dejes enganchar por la compulsión de la comida.

Última actualización: 15 de September, 2016

Flavia

Foto Flavia

Soy maquilladora de profesión y maestra rotisera y pizzera de corazón. Mi gran pasión es la repostería y adopté la meditación y el deporte como estilo de vida.

Sigue leyendo