Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Razones por las que todo corredor debería entrenar en cuestas

Corredor valle

Si eres corredor, probablemente no seas asiduo a afrontar cuestas para aumentar la intensidad de tu entrenamiento.

Lo más normal es evitarlas si tu intención es participar en carreras en llano, como es muy habitual. Pero, si te digo que correr en cuestas de manera esporádica te traerá más beneficios de los que piensas, ¿cómo te quedas? Subir una cuesta mientras corres es complicado, pues cambia la forma en que la afrontas.

Hoy queremos darte los motivos más relevantes para que salgas a subir cuestas en tus entrenamientos, pues variar la intensidad de los mismos será crucial para avanzar en tu camino.

Si nunca te has preparado para una carrera importante, tu entrenamiento posiblemente incluya algunas cuestas mezcladas con terreno llano.

Pero, si no tienes una maratón o medio maratón en el horizonte, cualquier corredor debería beneficiarse de algunas repeticiones en cuestas y, quién sabe, podrías aprender a amarlas mientras tanto.

Es hora de elegir si realmente quieres mejorar tu capacidad en carrera y quieres sentirte preparado para cualquier reto que se te ponga por delante.

Corredor montaña

  • Tendrás más potencia: Con las cuestas, sometemos a nuestro cuerpo a un estrés diferente. Si hacemos algunos sprints en terreno inclinado, desarrollaremos una mayor potencia muscular en las piernas.

    Esto nos ayudará a mejorar nuestra técnica en carrera.

  • Batirás tus récords: Cada corredor es muy diferente a otro, pero casi todos pueden introducir cuestas en sus entrenamientos de algún modo.

    Si sales a correr 2 o 3 veces en semana, te recomiendo escoger lugares que tengan cierta inclinación casi todo el camino, Si, en cambio, sales 5 veces en semana, podrías comenzar incorporando subidas a cuestas a modo de intervalos de alta intensidad y mezclando con fases de caminata o trote.

  • Tu mente crecerá: Si afrontas cuestas de manera regular, estarás preparado/a para todo tipo de entrenamientos.

    Cuando entrenamiento con desnivel, recuérdate a ti mismo siempre que estás haciendo eso para superar con mayor facilidad las zonas de cuestas que puedas encontrar en alguna carrera.

Corredores carretera

  • Calidad sobre longitud: Cualquier carrera que repitas una y otra vez se convertirá en algo ‘normal’.

    Por tanto, también perderás algunos de los beneficios que la propia carrera te suele dar. Así que, si sueles correr pocas veces en semanas (2-3), y una de ellas la dedicas a cuestas, podrás contar con que es un día de entrenamiento para la calidad de tu técnica.

    En el día de carrera normal te sentirás más fresco/a.

  • Hazlo más fácil: ¿Recuerdas cuando correr 1 KM era lo peor? Correr tu primera cuesta debe sentirse igual que ese día.

    Tu corazón irá a mil por hora y sentirás como un mayor número de músculos están trabajando al unísono. Pero debes quedarte con que cuantas más cuestas hagas, más fácil se te harán subirlas.

    Lo mejor para afrontar cuestas es no planearlo. Corres como de costumbre, ves una cuesta y la subes.

  • Aprenderás a soportar el ‘dolor’: No me refiero a un dolor real. Cuando aprendemos a aceptar el gran esfuerzo que supone una cuesta, tu confianza aumentará.

    Incluso los corredores experimentados pueden encontrar una cuesta difícil de superar. Algunos las intentan subir de manera más complicada para que les sea más desafiante hacerlo.

  • Conocerás el patrón de toda cuesta: Lo mejor de las cuestas es que son temporales. Siempre hay un pico, una zona más alta, y una cuesta abajo o un terreno llano.

    Así que, por muy miserable que te sientas en plena sesión de cuestas, sabrás que llegará un momento en el que acabará y el estrés se desvanecerá.

  • Practica el auto diálogo: Aunque parezca que estemos ‘como una chota’ (locos/as), la mejor forma de motivarnos en una subida es hablando consigo mismos con frases alentadoras.

    Expresiones como “dame más, dame más” o pensando en una gacela subiendo la colina de una montaña, nos ayudará a subir y a confiar más en nosotros mismos.

Como habéis visto, correr en cuestas nos trae más beneficios de los que pensábamos. Aumentar las intensidad de nuestro entrenamiento, bien sea de carrera o de cualquier otra disciplina conseguirá que nuestro cuerpo se adapte a un estrés diferente y consiga superar todos los retos a los que lo enfrentes día tras día.

Última actualización: 03/09/2016 a las 21:04

JuanMi Guirado

Foto JuanMi Guirado

Performance Manager en Difoosion. Experto en marketing de afiliados, patrocinio y perfeccionamiento de medios. Ocho años de experiencia en el sector como redactor, formador y mánager de equipos. Mi perfil en LinkedIn

Sigue leyendo