Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Alivia el dolor reumático comiendo fresas

Chica comiendo una fresa

La vitamina C que contienen las fresas o frutillas, es tan solo una de las tantas virtudes que poseen estas pequeñas y deliciosas frutas, la cual no es solamente apreciada por su agradable sabor, sino también por ser nutritiva, refrescante, diurética, antioxidante, laxante, depurativa y aperitiva. Por otro lado, tonifica el sistema endocrino y nervioso y favorece las defensas naturales. También, es ideal para aquellas personas que sufren de anemia por su gran contenido en hierro y calcio. Continúa leyendo para conocer más sobre las fresas.

Contiene vitamina C y ácido salicílico

Las fresas, también llamadas frutillas, son frutas ricas en vitamina C, ya que, por cada 100g de fruta, su aporte es de 88.5mg, el cual es mucho más elevado que el limón, el pomelo e incluso la naranja. Esta cualidad la hace sumamente valiosa a la hora de prevenir la deficiencia de esta vitamina, que es importante para proteger las mucosas y la piel del envejecimiento, por sus propiedades antioxidantes. Asimismo, es antiinflamatoria, por lo que se aconseja en casos de artritis, gota y artrosis.

Por su bajo contenido en carbohidratos y fructuosa, las fresas son aptas para diabéticos y personas obesas, siempre y cuando, no se abuse de su consumo. Por otro lado, favorece a quienes sufren de retención de líquidos, estreñimiento y litiasis renal por su acción diurética y laxante.

Por su parte, el ácido salicílico ayuda a disolver las sales de ácido úrico que suelen formarse alrededor de las articulaciones de las personas enfermas para después eliminarlas a través de la orina.

¿Cómo elegirlas?

El sabor de las fresas o frutillas cuando están maduras es dulce y ligeramente ácido, dado que la mayor parte de los ácidos se transformaron en azúcar de frutas. Si les falta madurar, o bien, lo ha hecho fuera de la planta, su sabor es ácido y tendrás que agregarle azúcar para poder consumirlas, aunque esta práctica no es conveniente, porque demasiada cantidad de azúcar puede hacerla indigesta para quienes sufren gastritis.

Lávalas cuidadosamente bajo el grifo de agua fría y si deseas limpiarlas profundamente, puedes remojarlas en agua salada o bicarbonatada durante 15-20 minutos. Guárdalas en la nevera, en el sitio menos frío y lávalas antes de consumirlas.

Te recomendamos leer: Tiramisú de fresas, receta paso a paso

A pesar de sus grandes propiedades y beneficios, muchas personas sufren de trastornos digestivos y de la piel. Por ello, si aún no se sabe si se es alérgico a las fresas, lo mejor es comer una pequeña taza de fresas como alimento único en el desayuno o en la merienda y esperar 3-4 horas antes de ingerir otra comida o bebida, excepto agua. Si los trastornos aparecieran, entonces se podría hablar de una alergia a las fresas y, por tanto, habrá que abstenerse a comerlas. Si tienes alguna duda, habla con el alergista.

Última actualización: 24 de November, 2016

Flavia

Foto Flavia

Soy maquilladora de profesión y maestra rotisera y pizzera de corazón. Mi gran pasión es la repostería y adopté la meditación y el deporte como estilo de vida. Puedes ver mi perfil en Linkedin.

Sigue leyendo