Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Las bebidas energéticas son aptas para los niños?

bebidas-energeticas-ninos

Las bebidas energéticas pueden ser un peligro para la salud del niño o adolescente. La Academia Americana de Pediatría recomienda a los padres no ofrecer este tipo de bebidas a los niños.

Las bebidas deportivas y energéticas no son lo mismo, sin embargo, ambas son consideradas como bebidas azucaradas, por lo que no es conveniente sustituir el agua como la forma de hidratar al pequeño, ya que dichas bebidas con las responsables de ocasionar una serie de problemas en el organismo.

Diferencias entre bebidas isotónicas y bebidas energéticas

Las bebidas isotónicas son las que se emplean para rehidratarse y reponerse frente a ciertas pérdidas después de un entrenamiento o actividad física intensa o ardua.

Mientras que las bebidas energéticas nada tiene que ver con lo anterior, más bien, son productos que por lo regular contienen estimulantes, así como cantidades considerables de cafeína, guaraná y taurina que propician un incremento en los niveles de alerta.

Posibles efectos en los niños que se asocian con las bebidas energéticas

bebidas-energeticas

Los efectos estimulantes de la cafeína son evidentes en personas adultas, ahora imagina cómo puede repercutir en el organismo de un niño.

En ocasiones la cafeína puede superar a la contenida en una lata de refresco (12 onzas), 3 tazas de café o 4 barras de chocolate (1.5 onzas), límite inaceptable para un menor.

Algunos de los resultados debido a la ingesta de estas bebidas en un niño puede ser inquietud, nerviosismo, dolor de cabeza, problemas digestivos y dentales, incapacidad para concentrarse e incluso pérdida de la memoria.

Sin mencionar aquellas bebidas energéticas con una dosis de taurina, potenciador de la cafeína.

Ahora que si la cantidad de consumo es superior o el niño presenta afecciones que implican el tomar medicamentos o tratamientos, los problemas pueden agravarse más.

Teniendo como referencia la presencia de taquicardias, hipertensión o arritmias, siendo derivados directos.

En conclusión, esta bebidas conllevan a riesgos inminentes para la salud de los pequeños.

Los hábitos a los que deben basarse es una alimentación equilibrada, una hidratación correcta y un descanso reparador.

Así que ninguna bebida energizante lo va a hacer, lo que un niño necesita es llevar una vida activa y totalmente saludable.

Última actualización: 14/11/2016 a las 12:03

Erika

Foto Erika

Licenciada en gastronomía por profesión y cocinera experimental por vocación. Con un estilo de vida saludable y responsable que va de la alimentación sana y el entrenamiento constante. Perfil de Linkedin

Sigue leyendo