Mejora tu condición física corriendo en la arena

Mejora tu condición física corriendo en la arena

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Correr en la arena

Si amas correr y tienes la oportunidad de hacerlo cerca del mar y disfrutar de una vista deslumbrante, es importante que sepas que correr en la arena. a pesar de exigir un poco más de esfuerzo físico, mejora la fuerza, resistencia, potencia y velocidad, como así también ayuda con el gasto energético. Correr en la arena es ideal para los corredores que pretenden mejorar su condición física y desafiarse a sí mismo. Sin embargo, esto requiere algunos cuidados y SportAdictos te dice cuáles son.

¿Cuáles son los beneficios de correr en la arena?

Debido a la irregularidad de la arena, el ejercicio practicado en este contexto, es ideal para trabajar la propiocepción, es decir, los mecanismos de defensa de las articulaciones, que responden ante movimientos de contracción y estiramiento que pueden llegar a lesionar una articulación. Asimismo, correr en la arena fortalece los cuádriceps, los tobillos y los gemelos, y mejora la respiración gracias a la humedad, la temperatura y la baja presión del ambiente.

También se queman más calorías y se suaviza la piel debido a la fricción con la arena. Correr por la arena puede ser una excelente alternativa para el entrenamiento de fuerza y de resistencia, como así también de equilibrio, dado que la inestabilidad del piso hace que tengas que distribuir y percibir mejor tus puntos de apoyo para mantener el equilibrio.

Aunque correr en la arena ocasiona un menor impacto en las articulaciones, debes estar preparado para esto, ya que la irregularidad puede ser propicia a lesiones si no prestas atención dónde pisas.

Cuidados a tener en cuenta

Running arena

1. Ritmo de entrenamiento: es fundamental recordar que correr en la arena va a ser un poco más dificultoso y, por tanto, el tiempo y la distancia no serán los mismos en relación a una corrida en piso plano.

2. Inclinación: el esfuerzo por sobrecargar las articulaciones, dado a la inclinación de la playa, puede ocasionar lesiones. Por tanto, escoge el lugar más plano posible para entrenar.

3. Hidratación: con las temperaturas elevadas y con la mayor exigencia del esfuerzo, es fundamental que te mantengas hidratado antes, durante y después del entrenamiento.

4. Horario:el mejor horario será por la mañana, lo más temprano posible, o bien, al final del día, para evitar las temperaturas elevadas, el tráfico en la playa y la exposición solar.

5. Protección solar: aplica protección solar en tu cuerpo y lleva gafas y sombrero para reducir la exposición al sol.

6. Arena dura vs. Arena blanda: correr en la arena dura es similar a correr en el asfalto y, la gran mayoría de los lugares donde hay arena dura tienen demasiada inclinación. Correr en la arena blanda aumenta el desequilibrio y requiere especial atención, por lo que es aconsejado en entrenamientos específicos de refuerzo muscular para evitar lesiones de las articulaciones, roturas o molestias en la columna.

7. Correr descalzo: si quieres ayudar al desenvolvimiento de la musculatura de los pies puedes correr descalzo, pero se recomienda no hacerlo a largas distancias para no quemarse la planta de los pies. Por otro lado, hay que estar muy atento a los objetos que están en el suelo.

Te recomendamos leer: ¿Cuáles son los pros y contras de correr descalzo?

Si estás acostumbrado a correr y deseas intensificar tus entrenamientos, o mejorar tu condición física, lleva a cabo algunas corridas semanales en la playa. También, puedes salir a caminar a diario en la playa si estás de vacaciones.

Archivado en Caminar, Correr, Lesiones, Playa
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs