Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

¿Qué tipos de fatiga muscular existen?

Hombre fatigado

Recién inicia el año y la mayoría de personas establecen objetivos en el entrenamiento. Muchos lo hacen de manera empírica, pero lo que no consideran es que al ejercitarse, las fibras musculares incrementan su tamaño debido al crecimiento de las células musculares. Dicho aumento genera un músculo más grande y fuerte. Y aunque pareciera algo muy sencillo, la verdad es que este proceso resulta complicado de obtener, ya que ignoramos cómo afecta la fatiga muscular. Así que para saber si la rutina de entrenamiento va a pique, es preciso conocer los tipos de fatiga muscular que existen.

Qué es la fatiga muscular

La fatiga muscular es una reducción temporal de la capacidad que tenemos para crear fuerza con un músculo. Se produce después de un arduo entrenamiento. Hay quienes se ejercitan hasta el fallo muscular, lo que quiere decir que llevan los músculos hasta el límite y se fatigan. Esta fatiga puede durar minutos, horas o días.

Tipos

Mujer agotada

Hay dos tipos de fatiga: aquella que se produce por mecanismo dentro del sistema nervioso central y aquella dentro del músculo. Incluso está el daño muscular.

  • Fatiga periférica: Se produce sobre el sistema muscular y crea una reducción en la capacidad del músculo para producir fuerza, sin tener en cuenta la señal del sistema nervioso central. Para tal caso, solo queda afectada la capacidad que generar fuerza durante la rutina de entrenamiento o después.

  • Fatiga central: se debe a la disminución de la capacidad de producir fuerza, ya que se alteran algunas funciones en el sistema nervioso central. Este tipo de fatiga afecta los componentes nerviosos involucrados en la producción, el mantenimiento y el control de la contracción muscular, por lo que se vincula con la capacidad de fuerza durante y después del entrenamiento.

  • Daño muscular: el daño se produce cuando se rompen las estructuras internas que envuelven a la fibra muscular. Esto hace que minimice la capacidad de ejercer fuerza. Se dice que este daño es por alguna contracción fatigante. Dichas fibras musculares se pueden dañar en varios grados.

  • Daño menor: las estructuras de las fibras se conservan, pero las partes rotas se eliminan y se reemplazan por nuevas proteínas. Esto es que hay una reparación de la fibra muscular.

  • Daño elevado: si la fibra se daña, ya no se puede reparar, lo que sucede es que se vuelve necrótica y muere. Después esta fibra se degrada en el interior de la membrana celular y crece una nueva fibra como reemplazo. Esto es un proceso de regeneración.

Así que antes de entrar de lleno en un entrenamiento intenso, es mejor acudir con un entrenador calificado para evitar un daño muscular.

Última actualización: 9 de December, 2019

Erika

Foto Erika

Licenciada en gastronomía por profesión y cocinera experimental por vocación. Con un estilo de vida saludable y responsable que va de la alimentación sana y el entrenamiento constante. Perfil de Linkedin

Sigue leyendo