Cómo llegar al punto de activación máximo

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hombre gritando

Muchas son las personas dedicadas al ejercicio y hoy día proezas en el ámbito deportivo, ya que han logrado recorrer metas de forma contundente. Esto gracias a que han sabido llegar al punto de activación óptimo que les permite rendir al máximo y sentirse con fuerza y energía. Así que para poder llegar a ello, es necesario afrontar una serie de ejercicios para hacer conciencia de la activación y saber cómo calibrarla de la manera adecuada.

Nivel de activación

Primero habría que considerar que del 1 al 10 es el rango de activación y tendrás que marcar donde se sitúa tu activación ya mismo. Una vez que tomes conciencia de tu activación en distintos momentos del día, es necesario intentar modificarla al seguir unas simples autoinstrucciones. Primero repite este ejercicio hasta que notes como tu activación se modifica a voluntad. Para ello activa y desactiva los músculos del cuerpo, uno por uno, tensionando durante cinco segundos. Enseguida relaja a la vez que sueltas el aire (como si fueras una pequeña explosión). Con la practica conseguirás relajar los músculos de inmediato y notarás como tu sensación de control aumenta y ganarás autoconfianza.

Este ejercicio trata de inducir sensaciones, de calor y peso por medio de autoinstrucciones. Logrando equilibrar y focalizar la mente a la vez que alcanza una sensación profunda de relajación, siendo ideal para situaciones de nervios y estrés.

Hombre musculoso

La segunda parte consiste en un ejercicio que busca un anclaje de palabras. Es decir, tienes que buscar una palabra neutra sin cargas emocionales e imaginar una situación que no resulte euforizante, ya sea que la inventes o sea la escena de una película. Acto seguido, repetir la palabra clave una y otra vez, siempre manteniendo la situación visualizada.

Con ello se trata de conseguir un condicionamiento clásico, un estímulo neutro. La palabra clave que antes no provocaba una reacción, ahora termina generando una respuesta (aumento de la activación) por medio de un estímulo (la escena imaginada).

Por último, el ejercicio de música euforizante. Se trata de escuchar música que provoque conectar y únicamente habría que reservarla para aquellos momentos en los que necesitamos un incremento de activación. Esto va a contribuir a la una activación superior encaminada.

El entrenamiento no solo implica un trabajo de músculos, también interviene la activación que mucho contribuye en un mejor resultado. ¿Y tú qué haces al respeto?

Archivado en Conciencia, Ejercicios, Metas, Resultados
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (10)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs