Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Cómo evitar el maskné o acné por el uso prolongado del cubrebocas

Mujer con cubrebocas Imagen: mymodernmet

Los cubrebocas o mascarillas que ahora son obligatorios tanto en la calle como en el entorno laboral, han pasado a formar parte de nuestras vidas nos gusten o no.

Pero además de la cuestión estética, también trae consigo algunas molestias en la piel. Pero ¿acaso has oído hablar del maskné? Que viene de la palabra maskné, mascarilla en inglés y acné.

Una de las afecciones más comunes que provoca el uso prolongado de mascarillas o cubrebocas es lo que se ha denominado como maskné, el cual es un tipo de acné que aparece o se acentúa a causa del rose y la falta de oxigenación.

Es por ello que surgen las dudas de cómo se forma, qué factores lo agravan y cómo prevenirlo.

Por qué surge el maskné

Cuando llevamos el rostro cubierto por una mascarilla o cubrebocas, el vapor y la humedad, así como cualquier secreción de mucosidad o saliva se acumulan en la zona de la boca y la nariz.

Esto bloquea el conducto de la salida de secreción sebácea. La falta de oxigenación y la presión general provoca que se tapen los poros, lo que a su vez causa la aparición de granos.

Cómo prevenirlo

Para prevenir la aparición de maskné y reducir los síntomas hay que considerar estas simples recomendaciones:

1- Elige un jabón suave. Limpiar es fundamental antes de usar el cubrebocas o mascarilla, pero también es importante elegir productos adecuados que sean respetuosos con los lípidos de la piel.

2- Hidratación con texturas ligeras. Lo ideal es utilizar productos que traten de refuerzo en la barrera cutánea, pero mejor que sea con texturas ligeras.

Lo idóneo es evitar aceites y cremas espesas, ya que resultan muy pesados para la piel. Se recomienda aplicar un producto hidratante 30 minutos antes de colocarse la mascarilla.

3- Purificación intensa. Los productos que favorecen la oxigenación son los mejores aliados, ya que ayudan a que la piel respire mejor y le aporta la dosis de pureza y frescura que necesita.

Cómo tratarlo

Joven con mascarilla Imagen: freepik

  • Pieles con tendencias grasa. El exceso de sebo puede obstruir los poros todavía más. Si a eso le sumamos la humedad que se genera bajo la mascarilla, puede facilitar la aparición de bacterias patógenas.

    Para estos casos, se recomienda productos con ácido salicílico, ya que es un agente antibacteriano. La suave acción exfoliante elimina las purezas y ayuda a difuminar las marcas de acné.

  • El estrés puede causar inflamación en la piel. Lo que empeora los síntomas del acné, dermatitis o rosácea es el estrés.

    Si te sientes estresado, lo aconsejable es buscar métodos de relajación que ayuden a sobrellevar los cambios que estás viviendo con mayor serenidad.

  • Pieles sensibles también tienden a inflamarse. Esto hace más susceptibles a sufrir maskné. Si la piel es muy delicada, es necesario fortalecer el umbral de tolerancia ante las incomodidades cutáneas.

    Existen productos diseñados para limpiar la piel sensible y aumentar la resistencia. De tal modo, que el uso constante de mascarillas no afecte tanto.

  • El maquillaje. Los pigmentos de maquillaje penetran más y pueden obstruir los poros. Si quieres prescindir de ello, es mejor elegir texturas ligeras con una cobertura natural.

Con estos simples consejos podrás usar el cubrebocas sin causarle un daño extra a tu piel. Sólo recuerda que tras su uso, lávalo y cámbialo con frecuencia.

Última actualización: 12/07/2020 a las 12:03

Erika

Foto Erika

Licenciada en gastronomía por profesión y cocinera experimental por vocación. Con un estilo de vida saludable y responsable que va de la alimentación sana y el entrenamiento constante. Perfil de Linkedin

Sigue leyendo