¿Qué le sucede a nuestro organismo cuando corremos a temperaturas elevadas?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Respirar correr

El calor y el running no parecen ser compatibles, y es que cuando hace muchísimo calor pocas son las personas que se animan a salir a correr. Aunque salir a correr en verano puede incrementar las posibilidades de sufrir algún que otro infortunio, lo cierto es que hay que adaptarse y, por sobre todas las cosas, conocer nuestras propias capacidades físicas. Si sigues los siguientes consejos no tendrás ningún problema para correr a temperaturas elevadas.

Recomendaciones para correr en días calurosos

beber agua para adelgazar

Antes de conocer las sugerencias parar correr en días calurosos, es fundamental conocer lo que le pasa a nuestro cuerpo cuando corremos a temperaturas elevadas y a qué riesgos nos exponemos. Cuando hacemos running en verano nuestra sudoración incrementa con el fin de refrescarse el cuerpo y mantener su temperatura más baja. Por tal motivo, un corredor puede llegar a perder hasta cuatro litros de sudor por hora cuando practica running en días calurosos.

Por ello, la deshidratación es uno de los riesgos a los que se exponen los corredores, que puede venir acompañado con náuseas, dolores de cabeza, golpes de calor, cansancio, mareos y calambres musculares, entre otras cosas. Cuando se corre en un día de calor lo probable es que el rostro se ponga rojo debido a que las venas se dilatan para que la sangre pueda fluir rápidamente a la superficie de la piel y facilitar así la sudoración.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de correr en verano?

Gafas de sol deportivas

Los niños, las embarazadas y los ancianos no deberían correr con altas temperaturas, mientras que el resto de la población debe procurar lugares sobrios para correr y evitar hacerlo en las horas centrales del día. Por otra parte, bebe agua antes, durante y después del entrenamiento para reponer aguas y minerales y escoge bebidas isotónicas para recuperar parte de los minerales que has perdido durante el entreno.

Viste ropa cómoda, amplia y transpirable y refresca tu cuerpo antes de empezar a correr con agua templada y después. Si sientes vértigo, náuseas, desorientación, dolores de cabeza y cansancio en exceso, mójate, bebe agua y reposa en la sombra para evitar un golpe de calor.

Recuerda que como se trata de un deporte al aire libre deberás protegerte de los rayos solares utilizando una crema fotoprotectora, una gorra y gafas de sol homologadas.

Te recomendamos leer: ¿Qué ejercicios podemos hacer en la piscina en verano?

Cuando termines de correr deja que la temperatura corporal disminuya progresivamente. No te duches de inmediato, pues lo mejor es que el cuerpo se enfríe de a poco. En la categoría Entrenamiento personal podrás conocer más post como estos. ¡Dales un vistazo!

Archivado en Calor, Correr, Golpe de calor, Running, Verano
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (7)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs