Tronarse los dedos, una práctica controversial

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Mujer tronando dedos

Seguramente más de una vez te tronaste los dedos y tu mamá te decía que ni siquiera intentarás hacerlo de nuevo, ya que podría generar un problema grave a tus huesos y articulaciones. ¿Pero que hay de cierto en todo esto? Para que despejes cualquier duda, a continuación te cuento que es lo que pasa en realidad.

Vista médica

Al manipular los dedos, el espacio entre las articulaciones crece, por lo que los gases que se disuelven en el líquido sinovial (cubre y protege a las articulaciones), generando burbujas. Cuando estás pequeñas burbujas se unen, forman otras de mayor tamaño que se revientan cuando se introduce más fluido entre los espacios abiertos. Así que para tronarse los dedos de nuevo, se debe transcurrir al menos 15 minutos, siendo el lapso en que la articulación se reincorpora a su tamaño normal y los gases se disuelven en el líquido sinovial.

Qué pasa al tronarse los dedos

Tronar dedos

Hay quienes afirman que esta práctica es perjudicial para la salud, ya que puede provocar artritis e hinchazón en las manos e incluso pierde fuerza de garre. Sin embargo, esto da un giro al conocer el estudio que realizó el doctor Donald Unger luego de ser reprendido por su madre al tronar los dedos por años. Así que decidió tronar su mano derecha durante 60 años y el resultado fue que ninguna de las manos sufrió daños. Ambas trabajaban al mismo tiempo y sin la mayor complicación.

Un estudio publicado por el Journal of the America Board of Family Medicine en el año 2010 señaló que en 215 pacientes de entre 50 y 89 años de edad se tronaban los dedos. El 18% de ellos desarrolló artritis. Mientras que una investigación que llevaron a cabo los doctores Tobert Boutin y Robert Szabo tras reunir a personas aficionadas a este tronido, probaron que el resultado de ultrasonido no presentaron problema alguno, ni perdida de fuerza o hinchazón. De hecho, se podría notar un incremento en el rango de movimiento en comparación con los que no lo hacen.

Así que si tienes el hábito, solo tu decides si sigues o paras ¿Qué dices?. Ahora que si aún no logras convencerte del todo, no dejes de acudir con el médico para que te amplíe el panorama.

Archivado en Articulaciones, Dedos, Práctica
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (14)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs