Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Las lesiones más comunes en el ciclismo

Ciclista agachado

Si estás montando una bicicleta, lo más probable es que fruto del ejercicio hayas tenido que lidiar con alguna lesión o dolencia. Y aunque pueda parecer raro, los ciclistas comparten algo más que la afición y es que la mayoría tiene una larga lista de lesiones (problemas en la rodilla, dolor de culo o adormecimiento de manos y pies, entre otros).

Dolor de culo

El dolor más habitual en el mundo del ciclismo es el del culo. Este empieza de forma progresiva y lo que aparentemente es una molestia en forma de picor o agujetas, puede convertirse en un gran suplicio. Por suerte los ciclistas que ya llevan un recorrer en este deporte están exentos de ello. El dolor de culo se soluciona en la mayoría de los casos con el paso del tiempo. La musculatura y los huesos se acostumbran a la postura y el cuerpo llega un punto en el que ya no se percata si está sentado en el sillín de la bicicleta o en un sofá.

De cualquier forma para aliviar las molestias, es importante seguir algunos consejos como comprar un buen culotte, ya que es la de las piezas más importantes de un ciclista y es el responsable de gestionar la relación amor-odio con el sillín-trasero. Montar un buen sillín se refiere a uno que se adapte a las características y, por ende, sea capaz de cubrir todas las necesidades. Hay ciclistas que optan por colocar fundas para sillín con gel para amortiguar un poco más.

Adormecimiento de pies y manos

El adormecimiento de pies y manos se ha incrementado en los ciclistas en estos últimos años, esto debido principalmente a las posturas que se adoptan. Las bicicletas “aero” son muy bonitas, pero son las culpables de este tipo de molestias. El adormecimiento de manos y pies aparece con el paso de los minutos e incluso de las horas y llega con síntomas de hormigueo que pareciera perder parte de la sensibilidad de las extremidades. Para evitar este tipo de molestias, es importante repartir el peso del ciclista correctamente, ya que el porcentaje más grande recae sobre el sillín y el restante en el manillar. El repartir este peso no es fácil, por lo que lo ideal es consultar con un biomecánico.

Dolor de rodilla

Ciclista con lesión

La rodilla es otro punto vulnerable para los ciclistas. La rodilla está constantemente en movimiento cuando pedaleamos, por lo que es normal que sufran cierto desgaste conforme se van agregando kilómetros. Asimismo, el problema en la rodilla puede aparecer en muchos casos por una mala colocación de la cala o una mala elección del pedal. Existen varios tipos de pedales y calas con diferentes grados de rotación que puede afectar a las articulaciones de la rodilla. El dolor puede parecer de varias formas y algunas molestias pueden llegar tanto a nivel interno como externo, así que más vale prevenir que lamentar. En cuanto al tratamiento para aminorar el dolor, puedes colocar hielo en la zona afectada, aplicar una crema o tomar un antiinflamatorio.

Adormecimiento en genitales

El dolor en las partes íntimas al pedalear es muy común en hombres y aparece con una pequeña molestia que puede terminar en problemas muy serios (la comprensión exagerada puede desencadenar en problemas de próstata o esterilidad). Durante la actividad en bicicleta el punto de contacto del ciclista es a través del sillín con la región pélvica. Dicha parte del cuerpo puede llegar a estar presionando y a eso habría que agregarle el peso del mismo ciclista durante varias horas, por lo que habría que asegurar que los puntos de apoyo sobre el sillín sean los correctos. Además, se recomienda probar con un culotte y una badana de buena calidad que vayan inclinadas algo más hacia adelante.

Dolor en las cervicales

El ciclismo es de los deportes más agradecidos a nivel muscular, sobre todo por su bajo o nulo impacto. Sin embargo, la postura que se adoptan no es nada natural y ella termina desencadenando problemas en las cervicales. La zona del cuello está constantemente en tensión, lo que obliga a tener que superar jornadas de dureza de varias horas. El dolor de cervicales es probable que se deba por la altura del manillar o por la longitud de la potencia que nos obliga a ir muy estirados, o bien, muy bien encogidos. Colocar el manillar a la altura de la distancia oportuna no es fácil, pero acudir con el especialista vale la pena.

Si el dolor se focaliza en las cervicales, lo más probable es que el material esté muy bajo y lejos del sillín. Por el contrario, si el dolor está debajo del cuello, lo más seguro es que el manillar esté demasiado alto o cercano al sillín. Así que en definitiva para tratar las dolencias cervicales, no sólo es importante montar en bici con una postura correcta, sino que también es recomendable visitar al fisioterapeuta para que realice un tipo de masaje descontracturante.

Así que si te sientes identificado con alguno de ellos, es mejor cerciórate de hacer y usar lo adecuado para evitar más lesiones ¿no, crees?.

Última actualización: 2 de February, 2020

Erika

Foto Erika

Soy mexicana. Licenciada en gastronomía por profesión y cocinera experimental por vocación. Con un estilo de vida saludable y responsable que va de la alimentación sana y el entrenamiento constante. Perfil de Linkedin

Sigue leyendo