Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Ejercicios para la movilidad del pie y tobillo

Pies con elementos fortalecer Imagen: escueladerunning

Seguramente alguna vez has experimentado dolor en la cadera o en la zona lumbar. Sin embargo, pocas veces le damos la importancia a los pies y, es ahí, donde puede estar la razón de todo.

Cuando estos están fuertes y flexibles podemos evitar molestias, ya que ayudan a moverte mejor y tener un buen rendimiento.

Así que presta atención a los pies y realiza estos ejercicios.

Movimientos de dedos y rotación de tobillo

Ponte de pie o sentado con las piernas extendidas. Empieza por movilizar los dedos de los pies, seguido de rotaciones externas e internas del tobillo.

También puedes flexionar el pie y la extensión del mismo, junto con el empeine y los dedos. Puede que al principio escuches algunos tronidos en los dedos del pie, pero conforme vayas tomando fuerza esto va a ir disminuyendo.

Masaje de gemelos

De forma controlada, pasa el foam roller por el conjunto de músculos que conforman los gemelos con el fin de mejorar el rango de movimiento y aumentar el riego sanguíneo y, con ello, oxigenar los músculos.

Asimismo, con una pequeña pelota terapéutica o de tenis realiza masaje de la misma forma sobre la fascia plantar.

Persona extendiendo dedos pies Imagen: 5dedos

Flexión de dedos

Movilizar el dedo gordo del pie ayuda a mejorar la flexibilidad y movilidad del mismo. Ponte de pie y mete el dedo gordo del pie, doblando la articulación.

Mantén el tobillo, la rodilla y el talón alineados sobre los dedos. Asegura que la rodilla y el talón no se vayan hacia la derecha o izquierda.

Puedes usar las manos si lo crees necesario.

Puente de glúteos a una pierna

Es de los mejores ejercicios para aprender a reclutar los glúteos a la vez que alivia el exceso de tensión producida por los flexores de cadera y los cuádriceps.

Así que recuéstate boca arriba con los brazos a los lados de forma relajada y las palmas hacia arriba. Relaja los hombros y mantén una posición natural para que el peso quede repartido en la base de apoyo y los talones.

Comienza a elevar el cuerpo, de modo que un pie quede al aire y el otro se apoye en la superficie durante unos segundos. Después baja de poco a la postura inicial y comienza de nuevo con el otro lado.

Recuerda que nuestro cuerpo es un edificio que debe construirse sobre cimientos fuertes y estables, para evitar que caiga.

Así que no dejes de realizar esta rutina para fortalecer los pies.

Última actualización: 15/06/2020 a las 12:03

Erika

Foto Erika

Licenciada en gastronomía por profesión y cocinera experimental por vocación. Con un estilo de vida saludable y responsable que va de la alimentación sana y el entrenamiento constante. Perfil de Linkedin

Sigue leyendo