Sportadictos
Aviso legal | Cookies | Licencia | Contacto

Relación entre bradicardia y el deporte

Mujer tomando pulsaciones

Imagen: muysaludable

Resulta frecuente que los propios deportistas consulten a los profesionales médicos por considerar que presentan una frecuencia cardiaca baja en reposo.

Como es sabido, el realizar ejercicio físico de manera constante es primordial para estar bien física y mentalmente. Cabe recalcar que la disminución de la frecuencia cardíaca que se produce de manera fisiológica como adaptación al entrenamiento es relativamente normal, sin embargo habría que estar al pendiente de la salud para corroborar que todo marche bien.

Qué es la bradicardia

En términos cardiológicos, se define bradicardia como una frecuencia cardiaca más lenta de lo que se considera normal o la media (por debajo de los 60 latidos por minuto en reposo).

Siendo la medida habitual de una persona sana de entre 60 y 100 pulsaciones por minuto. Este descenso en los deportistas puede ser bastante normal gracias a la cantidad de ejercicio que realiza, así como las exigencias llevadas a cabo.

Pero también se puede encontrar frecuencias cardiacas bajas de gente sedentaria y viceversa.

No se debería hablar de la bradicardia del deportista como tal, ya que esta característica no es exclusiva de la gente que realizan actividad física regularmente, aunque si suele ser mucho más frecuente y marcada en este grupo.

Por tal motivo, lo que interesa aclarar son las características que diferencian de una frecuencia cardiaca baja benigna de la que no lo es.

Se trata de una condición que no provoca síntoma alguno en el deportista y al realizar el entrenamiento debe desaparecer, alcanzando una frecuencia cardiaca máxima conforme avanza la actividad física que no impida el desarrollo adecuado del rendimiento deportivo.

La bradicardia puede llegar a considerarse sobre todos los períodos de descanso nocturno, registrando frecuencias cardiacas por debajo de los 30 lpm en casos más extremos, sin que esto ocasione un problema.

De igual forma, una buena historia clínica con un electrocardiograma puede determinar si se trata de una adaptación al deporte o de una patología.

Peligros

Cuando se presentan síntomas fuera de lo normal, sobre todo en caso de mareo o pérdida de conocimiento y el rendimiento se ve afectado o la frecuencia cardiaca máxima ya no es lo que era, esto puede ser un dato que nos está alertando sobre un posible sobreentrenamiento, aunque esta cuestión no es sencilla de aclarar y requiere de un estudio más exhaustivo.

Así que ante una mínima duda, lo mejor será acudir con el especialista del deporte para que determine si precisas de otro estudio para ir a la segura.

No te quedes callado ante cualquier sospecha y busca asesorarte mejor.

Última actualización: 05/10/2020 a las 17:03

Erika

Foto Erika

Licenciada en gastronomía por profesión y cocinera experimental por vocación. Con un estilo de vida saludable y responsable que va de la alimentación sana y el entrenamiento constante. Perfil de Linkedin

Sigue leyendo