Recetas con apenas un poco de grasa para no sabotear la dieta

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Hamburguesa berenjena

Si lo que quieres es cuidar la línea, no tienes porque boicotear tus comidas con alimentos sosos, aburridos y sin sabor. Recuerda que el hecho de cuidarte no es sufrir, ni probar fórmulas milagrosas, atajos o trucos. Ten presente que una dieta equilibrada con técnicas de cocción adecuadas y buenos hábitos serán clave para lograr la misión que te has propuesto. Así que para darte una mano, aquí te muestro un par de recetas bajas en grasa que podrían ayudarte.

Hamburguesa de berenjena

Esta receta es baja en grasa, llena de sabor y muy fácil de preparar. Para realizarla parte por la mitad 2 berenjenas y haz unos cortes a lo largo de la misma. Sazona con sal y tapa con plástico transparente. Mete al horno de microondas durante 10 minutos a máxima potencia. Saca, quita la piel, desmenuza y deja que se enfríen. Mientras tanto, pica finamente un diente de ajo y una cebolla mediana. Sofríelos en aceite de oliva hasta que queden transparentes. Vierte a la pulpa de la berenjena junto con un huevo, un chorrito de salsa de soja, pan rallado y, mezcla hasta lograr una masa compacta. Dales forma y lleva a la nevera durante 2 horas para que tomen consistencia. En una sartén vierte unas gotas de aceite de oliva y coloca la hamburguesa hasta que se dore por ambos lados. Sirve sobre un pan integral, coloca hojas de lechuga y algunos brotes. Listo ¡ a disfrutar!

Magdalenas yogur

Magdalenas de yogur

Un postre que no pasará desapercibido por su sabor y con apenas un poco de grasa. Precalienta el horno a 180˚C. Mientras tanto, en un bol vierte 250 g de harina (previamente tamizada), 1 cucharada de levadura, ½ cucharadita de bicarbonato y 100 g de azúcar y, mezcla. Aparte en otro recipiente bate 2 claras, 250 ml de yogur natural, 3 cucharadas de aceite de coco y 1 cucharadita de extracto de vainilla hasta homogeneizar. Unifica ambas mezclas sin trabajar demasiado. Reparte en moldes y lleva al horno durante 20 minutos hasta que estén doradas y firmes. Transcurrido el tiempo, saca las magdalenas, deja enfriar y disfruta con una taza de té.

Así que sigue anexando tus recetas saludables a ese libro de cocina y verás como en poco tiempo podrás variar tu menú sin que eso afecte la báscula. Ahora que si quieres compartir algún plato, no dudes en hacérnoslos saber.

Archivado en Comida saludable, Comida sana, Recetas, Saludables
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs